martes, 27 de diciembre de 2016

Taller de Manualidades, punto de encuentro ( de Enma e Irene)

Enma e Irene acudieron al Taller de escritura creativa con ganas de arrancarse a escribir. Como hilo conductor de la actividad se las propuso escribir sobre los talleres de manualidades para visibilizarlos y ellas se decidieron a hacer un texto conjunto que, a continuación reproducimos

Hace 10 años aproximadamente un grupo de mujeres del pueblo de Otogoien/Hueto Arriba, decidimos trasladar a ACOVI, la posibilidad de realizar un taller de manualidades. Considerábamos que esta actividad potenciaría un desarrollo personal y podía contribuir a dar vida a unos pueblos que se están quedando apagados y desatendidos. Convencidas de que este tipo de actividades sirven para reunir a todas aquellas personas que tengan inquietudes y que, además, contribuyen al desarrollo sociocultural de los pueblos, nos dirigimos a ACOVI para que nos asesoraran para la formación de dicho taller. Nuestra petición fue acogida de buen grado, pero tuvimos que realizar una serie de trámites. Una vez realizados éstos, comenzamos con la propaganda, casa por casa, tanto en Otogoien/Hueto Arriba como en Hueto Abajo-Otobarren, ya que en el resto de los pueblos cercanos ya tenían sus talleres.

En octubre de 2007 comenzamos a reunirnos 10-11 mujeres en el centro social. ACOVI nos mandó una profesora que el primer día trajo unos cuantos trabajos realizados por ella para asesorarnos. De ahí cada una decidió su primera labor. Emma recuerda que su primer trabajo fue pintar una camiseta, mientras que Irene comenzó con sus primeras pinceladas de oleo que tanto le gusta. En estos 10 años hemos utilizado distintas técnicas como: Pintar acrílico, oleo, seda, cristal, tela, grabado en cristal, madera, password, etc... Anualmente, como la profesora realizaba talleres en verano, al inicio de cada curso nos traía las novedades que iban surgiendo y de ahí cogíamos ideas para ir realizando más trabajos

Nunca ha sido un taller para sacar solo trabajo, sino que lo hemos considerado un punto de encuentro para relacionarnos entre nosotras, algo muy importante para la psique de la gente. Hemos tenido nuestras tertulias, celebraciones de cumpleaños y festejos varios y fuimos conformando un que incluso empezó a reunirse los domingos por la tarde para seguir con las labores y las charletas.

Durante estos años el grupo de los inicios ha ido cambiando. Unas iban y otras venían… Este último año nos quedamos cuatro mujeres y, como se exige un número mínimo de ocho, nos fue  imposible mantener el taller, por lo que nos incorporamos  al de Mendoza, dónde tenemos otra profesora que, como la anterior, lleva muchos años realizando talleres de manualidades. Pese al cambio de ubicaciónseguimos aprendiendo nuevas cosas y ampliando amistades, algo que nos enriquece y que valoramos positivamente. Porque si algo tienen claro las compañeras del taller, a las que hemos realizado una pequeña encuesta para conocer sus impresiones, y nosotras mismas, es que éste es un lugar de encuentro, de evasión de problemas, de despejar la mente, de conocer gente, de hacer cosas interesantes, de terapia”.

Irene y Emma

Muestra de trabajos realizados e integrantes del Taller:




















No hay comentarios:

Publicar un comentario